martes, 13 de abril de 2021

Borrón y codo nuevo.- Febrero 2021 a mediados de Abril 2021.-

I. Me estragaste por completo.

Me escupiste como a una verdad

Sacada a tirabuzón

Y chorreada por el piso.

 

II. Besarte muy despacio es mi ritual

Para salirme del tiempo.

 

III. Un descanso de fiscalía.

No hay retorno desde esa pupila

Que nos miró hasta el frío.

 

IV. Sigue siéndome urgentemente necesario

Recorrer tu laberinto de vidrios rotos

Y pelotas que no han vuelto del vecino.

  

V. A solas con una grabación

En la que apenas se te escucha.

Justificamos el fracaso de la noche

En el triunfo del truhan que nos habita.


VI. Comarca de los Desamparados.

Alucino que me ves,

Juego con eso,

Como si se tratara de tu aparición.

(Todos caemos alguna vez

A buscar el as de copas

En la moledora de carne.)


VII. Compartiendo usuras y usureros.

Mi cuerpo es transparente.

¿Dónde está lo liso, lo convexo?

No puedo decirte,

Tendrás que averiguarlo.

Cuerpos distintos tactan distinto.

 

VIII. Habrá que llenar las horas balbuceando con otros

Habrá que rompernos a besos en otras esquinas

Habrá que admitir que es recuerdo

El polvo que nos irrita los ojos.

 

 

 

 

 

miércoles, 17 de marzo de 2021

“¿Qué hacés?” – 17/03/2021.-

Hago borde, hago rutinas, hago procesión.
Hago pis, hago fideos con crema, hago las paces.
Hago suplencias de vos. Hago chistes malos.
Hago planes de adoptar un perro y llamarlo Beetlejuice.
Hago un viaje de ida.
Hago papeleos para no volverme millonario.
Hago borrones hasta necesitar un codo nuevo.
Hago teatro, amores pueriles, asociaciones.
Hago rasurada matutina de mis enredos mentales.
Hago nuevos laberintos donde quizás hallarte.
Hago pie en lo que descubrimos de mí entre nosotros.
Hago (hasta donde hagas conmigo) un “nosotros”.

Hago una constancia que me quema las arterias.
Hago bici fija en estas ganas de tocarte.
Hago siestas de palomar sin que se enteren.
Hago rituales de novios con mi alegre soledad.
Hago salmuera en las llagas mías y ajenas.
Hago un oficio de extrañar a otros que van perdiendo sus nombres.
Hago un esfuerzo por evocar el color exacto de sus irises.
Hago recuento de verbos y adjetivos para saber cuánto te estoy diciendo.
Hago abstención a mis abstinencias.
Hago buenas migas con mi insomnio sin vos.

Hago mandados, hago fotos y hago duelos.
Hago trámites, hago acopio y hago señales.
Hago silencio. Hago tiempo. Hago distancia.
Hago cálculos, incluso, sobre una velocidad muy quieta.
Hago las mismas estupideces de siempre, solo que ya no te las cuento.
Hago compañía. Hago eco. Hago regalos.
Hago presencia. Hago falta. Hago preguntas.
Pero a vos casi nunca te pregunto qué haces,
Porque la respuesta ya la tengo:
Vos -también- hacés falta.

viernes, 5 de marzo de 2021

Ecos de la apatía.- 03/09/2020.-

Apatía.
El polvo de la yerba entre el aire y el cristal.
El absurdo minutero languideciendo entre un 4 y un 5.
¿Para qué quiero yo tantas respuestas?
Siempre me sentí seguro con una puerta a mis espaldas;
Aunque no, abandono poco.
Es más lo que corto, trituro, suturo.
Y más lo que queda de mí cuando hago así.
Cuando hago o no algo que me deja,
Absurdo, entre aire y cristal,
Languideciendo minutos.

Ha sido un gran viaje aprender a amar las chucherías,
Entender que son parte de mí,
Como los filamentos (hilos rotos) que mi vista
Arrastra hacia las caras o hacia la luz,
Un neblinoso fulgor que me deja ciego.
¿Por qué no desesperación? ¿Dónde la euforia?
Tantos objetos (nunca demasiados) que toman
Valor sustrayéndose al corriente.
A veces son personas
Emergidas de un barro o del vaho de una conciencia
Que estira sus vértebras y vuelve a aovillarse en mí.

Pudo haber sido mejor, sí,
Pero así está perfecto.

sábado, 27 de febrero de 2021

Arquitecturas del Deseo XVII.- 27/02/2021.-

“El vino entibia sueños al jadear
desde su boca de verdeado dulzor
y, entre los libros de la buena memoria,
se queda oyendo como un ciego frente al mar.”
Los libros de la buena memoria.– Invisible.-




Una solícita y bienvenida invasión,
Un huracán de rigores salvajes
Y hojas domesticadas
Germinando en el intenso paraíso del mediodía.
Leo en tus nervaduras un pentagrama
Que sólo puedo acariciar a suaves entusiasmos
(Iba siendo hora de abandonar las duras penas).

Se derrama el acuario dulzón del verano,
Estas claves de sol que trazo sobre tu piel,
Tantos perfumes hechos premoniciones.
(Aquellas golondrinas nos enseñaron
Que el retorno sólo es posible para los libres).
Estoy encegueciendo de esperanza,
Canela y claridad.

Una súbita e inesperada visita
Que se reprocha a sí misma su lumbre,
Su calma en los vapores del baño,
Como quien duda de la invitación a la fiesta
Y fuma una tranquilidad de testigo no participante.

Lascas una fortuita obsidiana con tus manos
(¿Qué harás después con los restos de tu cuerpo?)
Como si tu espina de fuego crepitara en cada carne
Y de todos tus amantes tragases un nítido fragmento,
Arrimadas y sueltas caras en las fotografías.

La repetición de una muerte entrelazándonos
Nunca es en exactitud la misma muerte.
Déjame besarte frente al pelotón de fusilamiento.
(También llevo en mí un refugio
Y la pisada tierra de una infancia).
Estoy corriendo a tientas tras el símbolo
Que las manchas de tu tigre dejaron en la lluvia;
Despertaré ahora
Para seguir soñándolo.

martes, 23 de febrero de 2021

Postduelo.- 23/02/2021.-

"Cuando al punto final de los finales
No le siguen dos puntos suspensivos".-
Joaquín Sabina.- Agua Pasada.-


Una pasarela de conmemoraciones,
Una orgía sutil donde te asumes
Bendito entre todos nuestros mancebos.
Sigue reposando a fuego lento
La espesa miel de tus venas amnistiadas,
Presta a derramarse
La bullente conflagración de nuestros días
Como amantes que llegan a sus lechos a un tiempo
Para darse cuenta, también en simultáneo,
Que los unen dos camas separadas,
Que vuelven a penetrarse mutuamente
De soledad y anhelos.

Ya no confesaré que te he visto
Detrás de la cortina del vapor de mi hipotermia,
De la vítrea sombra que va cooptando mis ojos
Por las tardes. Ya no volveré
A la patria diáfana de tus caprichos,
Ni a la tenue supuración de tu dolor,
Tan puntual como el comprimido y la manzanilla
Six o’clock.

Ya mis huesos no gimen tus panteones
Ni regresan febriles al manicomio
Donde tu deseo me arrastraba, caballo ciego,
Golpeándome por los bosques de tu espalda.
Ya no duelen las paladas de tierra al futuro;
Apenas si queda tu sonrisa por ahí,
Mirándome,
Como un resto de cenizas frías bajo la mesa de luz.
Sólo espero que sigas riendo
En esta Vida que es sólo esa pasarela
Y que hagas suerte en mi bendición difusa,
En esta tranquilidad de extrañarnos
Y no querer volver.

sábado, 20 de febrero de 2021

Arquitecturas del Deseo XVI.- Mucha posmetáfora.- 20/02/2021.-

“Entonces me hace creer que me va a necesitar más que a nada en el mundo”.-
La piba del Blockbuster.- Indio Solari.-



Hospitalarios y cordiales,
Salen de la tómbola tomados de la mano
Nuestros gemelos: dulzura y hastío,
Voracidad e incertidumbre,
El filo de mi copa y el vino de tu herida.
Silenciosos y sonoros,
Nos encerramos en un círculo de tiza
Y las cinturas entre las piernas.

Soy todo el océano rebalsándose
En una pava oxidada chillando,
Refinándome en la malta de tu paladar,
Con conciencia de mortero, yerba seca
Y esta piel de pintura saltada tras el agua hirviente.
Somos una hoguera de San Juan
Que crepita bailando nuestras cartas
(Tenemos suerte y no pedimos ni un naipe más).
Esta luna velamos un caballo de madera
Justo al borde de las puertas de Troya.

Rememoro la playa de tus huesos
Como si la estuviese inventando.
En mis ingles la terca lamida de tus olas
Y dentro del caracol de tu sangre
Se desteje un cuadrado mágico
Lleno de números capaces de correrle el velo a Maya
(Siempre indecenteándonos en medidas e intercambios)
Y un arjé que me calcás en la frente,
Aún sabiéndome tatuado por el viento.

La mariposa absurda del desvelo
Va posándose lentamente en mis ojos.
Encuentro en mi lengua un verbo
Que no existe, pero te domina y te libera.
Aquí mis ángeles te hacen un amor
Capaz de horadarte
Hasta las piedras.
Allá mis demonios te hacen una ternura
Capaz de penetrarte
Hasta el alma.

miércoles, 17 de febrero de 2021

Arquitecturas del Deseo XV.- 17/02/2021.-

 

“La noche te rompe la copa vendiendo ilusiones,
ejándote retazos de sueños por los rincones”
El ángel de los perdedores.- El Soldado y Solari.-



Borra de un vino que se lee
Desde el charco en las nubes que hace tu reflejo.
En un cine mudo de autoconservaciones
Las imágenes que mutan son las que permanecen
(Es decir, se propagan como virus).
Hay mucho soplo cardíaco para hacer botella
Con esta tranquilidad paralítica gimiendo sus goznes.

Por mi parte, trazo cruces de ceniza y sal
Para aprender a flotar esta caída
Y subvertirle la gravedad a lo que pasa.
Una prestidigitación de fantasmas me hace reír
Hasta el aburrimiento,
Me hiere apaciblemente hasta la salud.

Me acurruco al tibio lamento que niegas
(Pero es deseo) hasta que el humo espiralado
De lo que sobra me muestra los dientes.
Acaricio el gato negro de la pena
Que se aovilla en mis huesos serenos,
Que lame de mi rostro el seco barro de la torpeza.

Hago casa en esta inocencia que sabe
De las patas entrecruzadas de la sota.
Hago caso a lo casquivano de tu silencio
(Pero es deseo).
En este disco sonámbulo de pulsiones
Las promesas que adormecen son las que templan
(Es decir, se hacen templo).
También puedo ser el tacto del objeto
Que tus manos apartan de mis manos.

jueves, 11 de febrero de 2021

Arquitecturas del Deseo XIV.- 11/02/2021.-

Te miro a bocajarro, como a una aparición
Diáfana y corpórea del vapor
De mi propia palabra.
Guardo bajo llave antifaces y espejismos
(Con vos chicotazos y carnavales a cara lavada).
Aterrizar no es aterrarse;
Habrá absoluciones huérfanas de crímenes.
Te peino mientras dormís en el ojo distraído
De tu propio huracán.

Sostener el trueno y cazar el relámpago,
Esta vez sin hacer guerra de la guerra,
Trastocándote en aguanieve
El lento estertor del amor.
Las imágenes de tu cuerpo se deshacen
En caleidoscopios.
Una alarma pendenciera evoca
El límite del sendero que transito:
Palpo en tu espalda
La efigie de algún dios que ya no recuerdo.

La humedad nos enseña a ser livianos,
También la distancia, los trajines detrás del telón.
Abandonamos la nunca patria de las medias verdades
Para quizás reencontrarnos
En la simple materialidad de nuestros pies descalzos.
El deseo siempre peregrina.

Una constancia de deshielo va goteando
Las sílabas de este ritmo cardíaco.
Lo que se repite nunca es igual dos veces:
Te miro de reojo, te vas desvaneciendo.
Cuando caiga la tarde continuarás
Perpetuándote grave, dulcemente,
Y seré yo quien me habré derretido
En la luminosa parafina del placer.

domingo, 7 de febrero de 2021

Arquitecturas del Deseo XIII.- 07/02/2021.-

Reposo en esta rama quebrada por la tormenta,
Hago manar de estas sílabas el abrevadero
De mis porvenires y mis ficciones.
Asisto al concilio de arenas, relámpagos y vientos;
Al compás final de la vieja canción,
Mis pasos abandonan los viejos teatros.
(El gesto de tu mano contra mi pecho,
Piernas que se entrelazan en su promesa efímera).

Pez nacido con la boca abierta a la lluvia,
A algunas moscas, a mucha miel,
Y a tu precioso vino picado, ¿por qué no?
(Tu suerte me llama por mis nombres
Para que vaya a buscarte).
Te pienso y se me astilla el cuarto
De florecitas rosas y temblores de diafragma.

Vamos corriendo hacia la playa.
Justa la casualidad de que se abran todos
Los postigos, los tesoros, las preguntas
(Luces entrenadas a despertarse a nuestro paso)
Y me replicas con desdén que, si no,
No serías vos, ni sería domingo.
Vas construyendo tu propio idioma
Para decirme que te importo.

Estoy tan vivo -¡tan pero tan vivo!-
Ahí, al borde de tu vida.

sábado, 6 de febrero de 2021

Poslibertad.- 09/11/2020.-

"No haya vergüenza, viajero | En pedir, tomar o darse. |
Sucede con ciertas cosas, viajero, | Que sólo pueden dejarse. |
No se toman, no se dan, | Se desamparan para nomás."
Tantos sí para dejarte - Luciana Jury (y Gabo Ferro).-



Dejá la montaña donde está,
Que no se mueva. Ni ella ni vos,
Tan parte del decorado y yo
Tan queriendo retapizarlo todo.
Ya no quiero ser presa de esta angustia discontinuada.
(No quiero decirlo así, no encuentro otras palabras).
Hay tiempos que son salvajes
Como la noche en que entendí
El abecé de nuestro juego.
Quiero que el sol se agote en mí como una pila gastada.
Quiero saberme todos los nombres de esta muerte
Para inventarle un nuevo apodo cariñoso.